martes, 22 de abril de 2008

HISTORIAS QUE LLEGAN AL ALMA (1)



Quiero presentaros una serie de relatos que iré publicando, periódicamente en este blog.

Se trata de diferentes situaciones, distintas todas ellas, con un mismo nexo en común... son historias que, a mí, me han llegado al alma y, por eso, he querido escribirlas y compartirlas con todos vosotros.

Dedico, especialmente, a Isa este primer relato por haber sido, ella, una de las personas que más me ha motivado a seguir escribiendo.

Muchas gracias amiga, y un fuerte abrazo!



La gran limousine frenó suavemente, con una calculada maniobra, para dejar la puerta de atrás alineada con la limpia y brillante alfombra, que invitaba a la Gran Diva, a la Estrella de la Noche, a acceder al interior del Teatro donde, los cientos de afortunados que pudieron conseguir una invitación o una entrada, la esperaban con devota impaciencia.

Un apuesto e impecable chófer le abrió la puerta y, delicadamente, le ayudó a abandonar el lujoso automóvil.

Ella, entre flashes y los gritos y vítores de sus admiradores, con paso elegante y sereno, caminó, con medida elegancia, hasta la entrada, dejando a su paso un delicioso y denso halo de grandeza y glamour...

Había, ya, vivido otros momentos como aquel, aunque, realmente, aquella noche habría de ser única especial... era su noche... su última noche...

La Prima Donna había decidido abandonar los escenarios cuando todavía era portadora de ese magnetismo especial que, además de hacerla única, había logrado hacerla disfrutar de un estilo de vida, pasión y derroche que jamás, ella misma, hubiese imaginado.

Podía haber continuado, aún, algunos años más... su público, sus fieles personales, su círculo social todavía la reclamaban, la admiraban, la envidiaban...

Sí, podía aún haber continuado... y realmente lo deseaba... pero no.

Había llegado ya el momento, abandonaría los grandes teatros, se despediría de los suyos y huiría de allí, de la ciudad, a algún delicioso y templado paraiso perdido donde disfrutaría anónima y nostálgica del resto de sus días.

Aquella noche lo dió todo en el escenario.Se superó a sí misma en cada número provocando suspiros y emociones entre el hechizado público, que seguía el espectaculo con un fervor que, en ocasiones, rozaba lo religioso.

Y llegó el último tema... la gran apoteosis de la noche...Las notas del piano se prolongaban eternamente en todos los rincones de la sala.

Ella, desde su sobrio y sensual vestido, con un impecable tocado y una, siempre, dulce y juvenil voz comenzó su canto que fue llevándolo mágicamente, en un sorprendente in crescendo hasta un sublime final eclipsado prácticamente por BRAVOS y aplausos de sus extasiados seguidores.

Alzó la vista y se sumergió en el potente chorro de luz que el foco principal del escenario, vertía directamente sobre ella....

... pero súbitamente, la luz se convirtió en ocuridad.... y la profunda ovación en silencio....

Llegó a allí en un sucio taxi de extrarradios en el que, el grosero del conductor, la había despedido llamándola "vieja borracha"

El suelo de la acera, que conducía a la puerta trasera del antiguo teatro, estaba alfombrada de basura, humedad, colillas de cigarrillos y alguna que otra sustancia desconocida... y los únicos flashes que hacían parpadear la noche eran los de una farola estropeada que, indecisa, no sabía si alumbrar o no la estrecha callejuela.

Entró en el solitario y abandonado auditorio con unas llaves que, en su tiempo, le había regalado uno de sus muchos amantes, el director del lugar donde ella tantas veces había triunfado.

A oscuras, se subió al escenario, despeinada, vestida con lujosos harapos y, siempre flotando en su sueño, viviendo su fantasía... interpretó todo su repertorio, sólo que con una voz vieja, cansada y quebrada que hacía irreconocibles algunas de sus temas más populares.

... Ahora, de vuelta a la realidad, con el eco de los BRAVOS de su amado público, sonando aún en sus oidos, en su alma, y con una cálida lágrima recorriendo su arrugada y sucia mejilla, la Gran Diva cayó sobre las polvorientas tablas del escenario y, en ese mismo instante, abandonó para siempre aquel mundo que tanta fama y gloria le había brindado, pero que tan mal la había tratado en sus últimos momentos...

Y, aún así, se marchó con una sincera sonrisa en el rostro. Había acabado su vida encima de un escenario después de haber ofrecido a su público el más espectacular de todos sus shows...

Si os ha gustado el relato os pido que a continuación mireis, escucheis y disfruteis de este video que ha sido el que me ha inspirado este pequeño cuento.
Espero tambien todos vuestros comentarios.

VIDEO: http://www.youtube.com/watch?v=8vBLrGSwXPY

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Un relato verdaderamente conmovedor, GRACIAS Joan por permitirnos de tu mano este paseo del alma por la narrativa de los cuemtos cortos, género que desarrollas con una habilidad excepcional y que siempre me conmueve. Mi pequeño aporte a este magnífico relato tuyo es este video de la canción "Memory" del musical "CATS"
http://www.youtube.com/watch?v=X80fxeAiGfM&feature=related

FELICITACIONES JOAN
Y GRACIAS por este excelente relato.

Alma-Errante

Anónimo dijo...

Aver si ahora sale el video
Memory..... (si no sale, copiar la dirección, que es un video que caracteriza genialmente la ultima parte del relato de joan)
[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=X80fxeAiGfM&feature=related[/youtube]

Alma-Errante

Isa dijo...

Muy bien Joan, feliz de que te hayas decidido a retomar tus escritos y muy honrada con tu dedicatoria...no he hecho sino insistir en que tu talento como escritor necesita ser mostrado y desarrollado, te he leido en narraciones de terror y ahora en esta historia dramática y es innegable la facilidad que tienes para crear una buena historia a partir apenas de la vista de un video, historia que siempre impacta, pues te adentras en los sentimientos de la protagonista...y consigues emocionar, en especial en la última parte que me pareció muy desgarradora.

Esperamos mas HISTORIAS QUE LLEGAN AL ALMA".
¿No es por Almito verdad? je je.

¡¡ FELICITACIONES!!